¿Qué necesita tu red inalámbrica para ser apta para el home office?

El mundo está experimentando una fuerte sacudida, un cambio inevitable. La contingencia por la que estamos pasando a nivel mundial nos ha empujado a buscar nuevas formas de habitar, consumir y trabajar. En cuando al último aspecto, las empresas más adelantadas a nivel tecnológico han podido controlar un poco mejor el caos: con un plan móvil bien implementado, estrategias basadas en una cultura laboral abierta y un toque de innovación para tiempos de crisis, las empresas han comenzado a implementar el home office.

Este método de trabajo ya llevaba varios años intentando posicionarse en las empresas mexicanas, sin embargo, no ha sido hasta últimas fechas cuando se le ha dado la oportunidad por completo por necesidad. Las posibilidades de hacer trabajo remoto son hoy en día imperativas para que los negocios se mantengan funcionando. Ante esto, también se ha vuelto importante contar con infraestructura de redes adecuada para que las conexiones y las herramientas puedan correr con tranquilidad y el trabajo sea lo más eficiente posible. Estas redes deben estar operativas y funcionales tanto en las oficinas como en las casas.

¿Cómo implementar correctamente el home office?

¿Qué puedes hacer para asegurar que la experiencia de hacer home office no suponga un problema? En primer lugar, debes decidir si habrá empleados en la oficina o no. En caso de que sí, la comunicación entre ellos y los que se queden en casa, debe ser muy efectiva. Para lograr esto, se necesita una infraestructura de redes inalámbricas en buen estado.

Las redes inalámbricas son muy importantes tanto en empresas como en hogares. Cuando se habla directamente de trabajo, las redes se relacionan de forma directa con temas tan importantes como la productividad, la velocidad del servicio a cliente, las comunicaciones instantáneas y la posibilidad de compartir información importante en tiempo real. Una buena red inalámbrica puede hacer la diferencia entre un negocio funcional y uno que no lo es. En la actualidad, ¿cuántas horas se pueden perder si de pronto te quedas sin internet o este se vuelve lento de un momento a otro?, ¿cómo se sienten tus empleados?, ¿cómo lo resuelven?

Si bien no se pueden controlar todas las redes inalámbricas de los empleados remotos, sí hay estrategias que se pueden aplicar para mejorar la experiencia en general. Y también hay estrategias que se pueden aplicar a la oficina. De este modo, ambas fuerzas de trabajo podrán trabajar en conjunto.

Cómo mejorar las redes inalámbricas de la casa

En primer lugar, debes estar consciente de que habrá partes de tu casa en donde la señal del router llegará mejor que en otras. Así que la elección de la posición del mismo debe ser una elección consciente. Instálalo directamente en donde vas a tener tu oficina en casa, cerca de tu escritorio, o bien, en el centro de tu casa para que la señal se reparta bien si acaso tienes otros dispositivos conectados. En términos de ubicación, también te recomendamos colocarlo lejos de otros electrodomésticos y en un lugar elevado.

Si tu casa es amplia o la señal no llega bien por culpa de las paredes, considera la opción de comprar un repetidor para ampliar la señal. Así la red llegará a lugares complicados a pesar de los muros. Los repetidores pueden ser muy efectivos. Si quieres, también puedes comprar una antena direccional para el router que transmita la señal hacia donde más te interese.

También debes revisar la seguridad de tu red WiFi. Cambia el nombre de la misma y también la contraseña que viene por default cuanto antes.

Cómo mejorar las redes inalámbricas de la empresa

En el caso de las empresas, si acaso es necesario que alguien opere desde ahí, se pueden aplicar los mismos puntos citados arriba, pero aunado a eso, también se puede instalar un segundo router o bien, hacer una inversión más importante en infraestructura según los tipos de router que tengas, ¿qué tanto alcance tienen tus antenas?, ¿cuentas con repetidores?, ¿tienes quién los configure?. También puedes aplicar un cambio de canal de WiFi, si acaso en el que estamos está saturado. Esto se puede cambiar solo desde la configuración del router, por lo que es importante contar con un área de TI para hacerlo.

El Home Office es cuestión de comunicación y conexión

Implementar una estrategia adecuada para que tus empleados hagan home office de forma efectiva es posible. No tengas miedo a los cambios, ni siquiera cuando estos se presentan de forma inesperada. Con un buen plan, se pueden sortear todos los obstáculos. Con internet tienes a la mano diversas herramientas colaborativas para conferencias, para medir la productividad, para transmitir información. Tu negocio puede sostenerse con empleados remotos comprometidos y responsables. Es momento de romper con los paradigmas y de ir más allá, de convertir nuestras empresas, hacerlas más flexibles y abiertas, más acorde al mundo en el que vivimos.

Si tienes dudas respecto a las redes inalámbricas, cómo implementar home office de forma efectiva o qué herramientas puedes aprovechar para ello, contáctanos, ¡podemos orientarte!